lunes, 7 de noviembre de 2022

TIEMPO




Sabia virtud de conocer el tiempo, canta el legendario cantante mexicano Marco Antonio Muñiz.
Ese elemento inexorable que te ayuda a comprender la vida.
Y es que, al cabo de un tiempo......
Aprendes que vivir no es sobrevivir.
Que no existe sentido de la vida, sino darle sentido a tu vida.
Que quien creó la frase  “matar el tiempo”, nunca supo vivir.
Que la utopía es necesaria, para cambiar la realidad.
Que la muerte es irreversible, pero la vida es modificable. 
Que querer no es proteger.
Que una pareja es uno más uno, no solo dos.
Que circular mirando hacia atrás es imposible.
Que es más importante el recorrido, que el destino.
Que si el objetivo del otro no es tu objetivo, estás confundiendo el sentido de tu vida.
Que la mejor forma de vida, es tratar a los demás como te gustaría que te tratasen a ti.
Que es bueno mirar el sol , pero sin que te deslumbre.
Que no es lo mismo disculpar que perdonar.
Que debes valorar a quién te acepta con todos tus defectos.
Que cada buena experiencia pasada , puede ser recordada pero no repetible.
Que un abrazo vale más que mil palabras.
Que se puede tener de todo en la vida, pero no todo al mismo tiempo.
Que te inculcaron nociones de futuro, cuando solo existe el presente.
Que tu fortaleza solo la conocerás, cuando te hayas caído muchas veces.
Que te has equivocado, te equivocarás y seguirás aprendiendo hasta el final de tu vida.
Que reconocer tus virtudes, debe servirte para conocer y corregir tus defectos.
Que la ausencia de curiosidad, equivale a envejecer joven.
Que no voy a encontrar todas las respuestas, pero no dejaré de hacer preguntas.
Ya que, tal como dice un proverbio chino :
“ El pasado es historia, el futuro un misterio, el hoy es un obsequio. Por eso se le dice presente”
Sabia virtud de conocer el tiempo.......


martes, 1 de noviembre de 2022

HALLOWAR

 


¿ Día de todos los Santos, Halloween o Día de Muertos?
La diferencia radica en orígenes culturales y geográficos distintos.
El Día de Muertos es una tradición mexicana  de origen prehispánico que se conmemora el 1 y 2 de Noviembre, mientras que Halloween se celebra en la noche del 31 de Octubre y tiene sus raíces en el antiguo festival celta conocido como Samhain.
La religión católica, en base a su doctrina,  la escogió como fecha de homenaje a todos los santos que han existido a lo largo de la historia . El día 2 se destina a aquellas almas que ya han pasado el purgatorio y se encuentran en el reino de los cielos.
Mientras discurren dichas celebraciones, en el corazón de Europa, Ucrania soporta feroces ataques, como consecuencia de la invasión del país por parte de Rusia, con miles de muertos, heridos y en fase progresiva de destrucción masiva.
El análisis geopolítico se lo dejo a especialistas más cualificados que yo.
Opiniones diversas han sido expuestas, analizando la invasión.
Un error , por parte de Ucrania, de opositar a su integración en la Unión Europea, a pesar de las amenazas de Putin, al considerarlo una provocación por su cercanía  a Rusia, provocando un desequilibrio militar y estratégico.
Enajenación de Putin, en su delirio megalómano por pasar a la historia como el consolidador de una Rusia fuerte ,  poderosa y hegemónica, con la amenaza de utilización de armamento nuclear.
Nada de ello se antepone al sufrimiento que el pueblo ucraniano está soportando diariamente , con un final impredecible y aparentemente lejano.
Las bombas y drones siguen cayendo, destruyendo centrales térmicas y sanitarias, augurando un terrible invierno para su población.
Los efectos económicos colaterales, los estamos todos sufriendo en los incrementos espectaculares de luz, alimentos e inflación.
 Las informaciones sobre el conflicto,  son escuchadas y leídas, como algo ya habitual ,  que se incorpora a nuestro paisaje cotidiano.
La ayuda humanitaria que , solidariamente, se aporta es una gota de agua ante un tsunami bélico que  sobrepasa al país.
Y todo ello desemboca en un sentimiento de impotencia y horror, ante una situación donde el ciudadano medio es consciente, una vez más, de su debilidad ante este tipo de dramas.
No solo en esta guerra. Ante todas las guerras.
Mientras ciudadanos de todo el mundo celebran festivamente el denominado Halloween, millones de personas ucranianas soportan estoicamente el desastre.
Y el Día de los Muertos se convierte en su permanente calendario, llorándolos  todos los días sin poder conocer el  final de esta pesadilla.
Honremos a nuestros difuntos, pero no olvidemos a los suyos.
Siempre la guerra, la maldita guerra.
¿Hasta cuando?
Ojalá tuviésemos la respuesta.

 



martes, 11 de octubre de 2022

LIBERTAD




Antonio Gala, cumplía el pasado 2 de Octubre 92 años. 
Días después , le ha sido concedida la Medalla de Oro del Ateneo de Córdoba. 
Dado su delicado estado de salud, el galardón fue recogido por el Presidente de la Fundación que lleva su nombre, dedicada a la promoción y ayuda de jóvenes valores , radicada en dicha ciudad.
El fallecimiento del icónico e irrepetible Jesus Quintero, ha provocado , particularmente en YouTube , una recuperación de sus más celebres entrevistas.
En una de las realizadas al maestro Gala, le formuló la siguiente pregunta, cuya respuesta transcribo:
"Señor Gala, ¿qué es lo más inteligente que se puede hacer en esta vida?"
"En principio yo le diría: irse a una playa.
Pero en el fondo, de verdad, tengo que decirle que salir de esta especie de laberinto en que nos han metido, una vida que no es la nuestra y que no es la mandada.
Que es una organización que necesita esclavos , para seguir manteniendo la pura organización que necesita esclavos y así hasta el final. 
Salirse de esa cadena terrible, desencadenarse.
A riesgo de la soledad, a riesgo de la falta de comprensión,pero irse un poco al campo, en el mejor de los sentidos. 
Salir de esa extraña y monótona esclavitud de cada día.
Darle a cada día su propio afán, pero también su propia sonrisa, su propio gozo, su propio color, su propio aroma.
Eso es la inteligencia.
Porque una inteligencia que no nos ayude a vivir, no la quiero. No me sirve para nada. 
No creo que le sirva para nada a nadie.
Rotundo y categórico, como siempre.
En diferentes momentos de mi vida, particularmente en lo profesional, ese sentimiento lo he tenido .
Y por ello, arriesgué aunque ,sinceramente, no con los resultados esperados.
En todos esos programas de televisión que se dedican a hacer un seguimiento de nuestros compatriotas, expatriados por diferentes causas a destinos de todo el mundo, suele haber un punto mayoritario de coincidencia:
Hartazgo de su día a día , liberarse de la rutina impuesta y explorar nuevas oportunidades de realización, buscando un mayor equilibrio entre lo laboral y su satisfacción personal.
En un reciente estudio de la empresa de RR.HH. Addeco, 3 de cada 4 españoles no se sienten felices en su trabajo.
El 35,6 % encuentra difícil cambiar de empleo, por temor a asumir riesgos.
Un 27 % dice estar dispuesto a conseguirlo.
Humanamente comprensible, dadas las circunstancias actuales, pero duro y amargo para los afectados.
Dice un proverbio chino:
“ No puedes guiar el viento. Pero puedes cambiar la dirección de tus velas”.
Y personalmente lo he comprobado, superando eventuales tormentas.
Asumiendo el riesgo de ser reiterativo, recurro de nuevo al poema de William E.Hanley, denominado “Invictus”:
“ Soy el amo de mi destino. Soy el capitán de mi alma” 
Aunque mis velas ya están notoriamente desgastadas, procuro compartir dicha filosofía en mi día a día, recurriendo a una de las mayores posesiones del ser humano:
Su libertad.






miércoles, 28 de septiembre de 2022

VIVIR

 



En un torneo de golf de carácter benéfico ,  se encontraron el legendario y nonagenario Clint Eastwood y el cantante de country Toby Keith.
Cuando este le preguntó cual era su secreto para mantenerse  tan brillante y activo a su edad , su contestación fue magistral:
Cuando me levanto todos los días, no dejo entrar al viejo en mi casa. He tenido que sacarlo a rastras, porque el tipo ya estaba cómodamente instalado, sin dejarme espacio para otra cosa que no fuera la nostalgia.
Estas palabras calaron tan hondo en Toby Keith, que le inspiraron a componer la canción “Don´t Let the Old Men"  la cual , cuando fue escuchada por Eastwood, decidió incorporarla a la banda sonora de la película “Mula” (The Mule), que iba a comenzar a dirigir e interpretar . La película consiguió una recaudación de 174 M. de dólares.
Esta impecable lección de vida, puede ser practicada por cualquiera.
En mi caso particular y aun estando, afortunadamente, lejos de llegar a esa edad,  reconozco que no ha significado ningún esfuerzo, dada mi infinita curiosidad por todo tipo de temas.
Esa gimnasia mental, tan necesaria, he procurado realizarla desde siempre tanto en lo cotidiano, como en lo profesional, 
incluso cuando mi trabajo no dejaba mucho espacio para ello.
Veinteañero y ya laboralmente activo, inicie pequeñas colaboraciones en Los 40 Principales hoy propiedad del Grupo Prisa y con la nueva denominación de  Los 40.
Aunque mi desarrollo profesional me llevaba por caminos menos creativos y sacando tiempo donde no lo había, compagine ese día a día  con el desarrollo de actividades de carácter publicitario.
Mi amor por el arte en todas sus facetas y mi clara vocación  por el  área  audiovisual ,   incentivado por un cambio de circunstancias,  me animó a adentrarme en ese sector.
Y toda esa información y formación acumulada, de carácter teórico, se vio plasmada en una etapa de colaboración con una productora de televisión que fue el germen de la que se convertiría , con el tiempo, en una de las cinco primeras de este país, posteriormente adquirida por un  grupo de comunicación.
Posteriormente y conjuntamente con mi gran amigo Paco Iñigo, apoyo imprescindible en esa etapa  dada su amplia experiencia y profesionalidad en dicho campo, conseguimos llevar a buen puerto la coproducción con TeleMadrid del programa “El Otro lado de la Realidad”, durante más de un año, dirigido y presentado por Javier Sierra, periodista,  Premio Planeta y autor de grandes éxitos posteriores que le hacen figurar entre los autores más vendidos de este país.
Colaboraciones posteriores con medios escritos o radiofónicos como Radio 5, han salpicado mi vida.
Un guión cinematográfico , coescrito con David Zurdo, de amplia trayectoria como escritor, espera el momento de poder ser producido y desarrollado.
Objetivos modestos, pero realizados.
La filosofía que encierra el comentario de Clint Eastwood, va más allá de su edad actual.
Con demasiada frecuencia, me encuentro con personas que, voluntariamente, han anclado su barco en el puerto y nunca volverán a navegar, a pesar de lo inmenso del océano.
Posiblemente porque, al contrario que yo, no lo necesitaban , lo cual forma parte de su libertad personal y es perfectamente comprensible.
Pero, cada vez que estoy al borde del mar, en mi actual lugar de residencia y veo pasar embarcaciones de todo tipo, no puedo por menos reflexionar sobre lo necesario que es  navegar..... sobre todo por nuestra siempre imprevisible vida.
Dado que, aun habiendo nacido en un puerto de mar,  nunca he conseguido aprender a nadar, he procurado hacerlo teniendo como destino mi particular viaje a Itaca.
Me consolare , recordando  al personaje de Daphne ( Jack Lemmon ), en la inolvidable película,  “Con faldas y a lo loco”
( Some like it Hot, 1959), cuando intenta explicarle a su enamorado millonario  (Joe E.Brown), que no puede casarse con el porque es un hombre, este le responde con un simple:
“Well, nobody´s perfect”.
Afortunadamente.......







viernes, 9 de septiembre de 2022

OTOÑO




La , siempre necesaria,   pausa vacacional  va progresivamente  llegando a su fin.
El turismo se ralentiza y los lugares habituales de mi zona, comienzan a alcanzar cotas de normalidad, después del tsunami agosteño.
Y dentro de ese folio en blanco que representa la llegada del otoño, cada uno estará elaborando su personal agenda, procurando incorporar a la misma los buenos propósitos acumulados durante estos días de descanso y reflexión.
Aunque siempre con una oculta desconfianza, fruto de experiencias anteriores.
La de si se habrán realizado,  cuando finalice este nuevo ciclo.
Y empatizo con ello, dado que yo también he vivido  esa misma situación  .
Hace tiempo que decidí cambiar el “quiero hacerlo”, por el “voy a hacerlo”.
Aunque voy modificando mis prioridades.
Lo que podríamos denominar objetivos tangibles, por ejemplo aprender un idioma o hacer un curso especifico, los coloco en el apartado de complementarios.
Y posiciono , en primer lugar,  todo aquello que me ayude a mejorar mi estabilidad personal, que me enriquezca como individuo.
Y es un proceso lento, pero paulatino.
Resiliencia ante las dificultades, aceptación de tu entorno, evitar frustraciones, luchar por lo importante y no desgastarte en lo secundario, valorar lo que posees , analizar y reflexionar sobre el siempre presente escaparate social , disfrutar de un buen libro, pasear por la playa, independientemente del estado  del tiempo, un vino y unas tapas en ese rinconcito que has descubierto, visitar esa exposición que tanto deseabas ver o comprar una entrada para una buena obra de teatro.
Ello no significa que rechace los aspectos materiales de la vida, todo lo contrario. 
Mi amor por los coches, particularmente clásicos, viajar , los buenos hoteles o restaurantes, la moda, el arte , son aspectos de mi personalidad perfectamente conocidos por mis amigos y familia.
Pero, consciente de mis lógicas limitaciones, he procurado disfrutar de los buenos momentos y adaptarme en cada instante a la realidad cotidiana.
En una ocasión, comentando con un amigo la boyante situación económica de otra persona y su alto nivel de vida, me preguntó:
"¿ Si ello fuese posible....te cambiarías por el?. Pero no solo la parte económica. En su totalidad.”
No dude , ni un minuto, en responder. " Rotundamente, no. Yo me gusto más"
Mi concepción de la vida, no coincidía en nada con su perfil.
Hace tiempo leí un texto que finalizaba con este comentario:
"Cuando los años transcurran, estarás mas decepcionado por lo que no hiciste, que por lo que hiciste.”
Porque, si alguna riqueza posee el hombre, es el de la libertad.
Y afortunadamente, en este momento , la tengo y procuro aprovecharla lo máximo posible.
Nelson Mandela , durante su  estancia en la carcel, consecuencia de su larga lucha contra el apartheid  y para combatir su aislamiento,  se inspiró en un poema de William E. Hanley, escrito en 1875 , denominado “Invictus”, cuyo último párrafo dice así:
“ I am the master of my fate. I am the captain of my soul”
“ Soy el amo de mi destino. Soy el capitán de mi alma” 
Tirando del siempre necesario sentido del humor y para evitar que estas líneas se conviertan en un texto excesivamente filosófico , recurriré a una antigua canción de Peret, que dice:
"Y no estaba muerto,no,no.
 Y no estaba muerto, no, no 
Y no estaba muerto, no, no
Que estaba tomando cañas”
Y ojalá que por  muchos años
Salud.




jueves, 25 de agosto de 2022

EL PODER DE LAS PALABRAS



Benjamin Zander, director durante 35 años de la Filarmónica de Boston y coautor del bestseller “The Art of Possibility” , es una eminencia en el panorama internacional de la música clásica, que ha dedicado parte de su vida profesional a impartir conferencias sobre liderazgo.
En una ellas y  al finalizar la misma, una señora se acercó a felicitarle y  le contó una terrible vivencia personal.
Dicha persona, judía , superviviente del campo de concentración de Auschwitz, fue enviada allí cuando tenía 15 años, acompañada de su hermano de 8 años. Sus padres habían desaparecido.
En el tren que les transportaba, observó que a su hermano le faltaban los zapatos y comenzó a regañarle:
“ ¿Eres tan tonto que no puedes cuidar de tus cosas? ¡ Por el amor de Dios ! ¿ Donde vamos a poder encontrar otros?
Por desgracia, fue lo último  que le dijo porque no volvió a verlo nunca más. 
No sobrevivió.
Cuando salió tiempo después   de Auschwitz , hizo una promesa:
“Nunca diré algo que pueda ser , lamentablemente,  recordado como lo ultimo que le dije a alguien muy querido”
Y es que, con las palabras, podemos crear o destruir.
Está al alcance de cualquiera comprobarlo, en su día a día.
En las relaciones de  pareja, en el trabajo, con tus amistades o con tus hijos, el lenguaje utilizado puede ser un bálsamo o un dardo.
En este propio blog, en tu vida cotidiana , en el desarrollo de la diplomacia internacional, en las redes sociales, en medios de comunicación, el adecuado uso de la palabra es imprescindible.
Complementariamente, pensar antes de hablar es un sano ejercicio.
En el área de la educación, es importantísimo.
Una buena idea, mal reflejada, se convierte automaticamente en un error.
Y estoy seguro de que yo también he incurrido en ello , inconscientemente.
Por el contrario, la utilización de un lenguaje positivo y la exclusión de vocablos negativos , nos ayuda a ver el lado favorable de situaciones complejas y  a construir y reforzar nuestra personalidad.
El estrambote se produce cuando, con la aparente intención de practicar el lenguaje inclusivo, se alcanzan situaciones surrealistas, que provocan rechazo en vez de aceptación.
Siempre puede haber casos imposibles.
Personas incapaces de mejorar su lenguaje positivo , demostrando una negatividad permanente, tanto en la utilización  del mismo como en su personalidad.
Para las cuales y recurriendo, como tantas otras veces, al mítico Groucho Marx, no puedo por menos que citar una de sus maravillosas frases, relativa a la comunicación:
“ Mas vale permanecer callado y parecer tonto, que abrir la boca y confirmarlo”
Genial.







miércoles, 17 de agosto de 2022

«THE TIMES THEY ARE A-CHANGIN'»




Aunque Loterías del Estado insista , año tras año,  en amargarnos el verano, anunciando en plena canícula que ya está a la venta el Sorteo de Navidad,  cuando escribo estas líneas queda casi un mes para que esta maravillosa estación finalice.
Y es un buen momento para reflexionar.
Procuro compaginar, desde hace tiempo, mi concepto romántico e  idealista de la vida con mi realidad , empatizando con el mítico John Lennon cuando dijo:
“ La vida es lo que sucede a tu alrededor, mientras vas haciendo planes”.
Paulatinamente y reconozco que con cierto esfuerzo, he conseguido desmitificar viajes y experiencias pendientes de realizar, para evitar la posible frustración que podría sobrevenirme por no poder realizarlo.
Siempre “open mind”, convivo con un paisaje cada vez más digitalizado, donde se establecen nuevas escalas de valores.
Facebook ha sido desplazado por Instagram, Twich y similares, donde tu valoración como persona queda supeditada al número de seguidores y likes, cuyas plataformas han generado un perfil de alto rendimiento económico para determinadas personas, denominado influencers.
En el escalón inferior, el efecto escaparate es cada vez más notorio.
El concepto de comunicación externa de momentos y vivencias, se ha ido sustituyendo por  un juego competitivo.
Complementariamente, el hecho de vivir  solo no facilita el contacto personal.
Generar un nuevo circulo , que te permita ese contacto presencial, tan necesario, no es tarea fácil y en estos momentos, incompleta.
La comunicación con anteriores amigos, queda limitada a alguna videollamada o WhatsApp.
Y cuando, en algún desplazamiento puntual a tu antigua ubicación, intentas restablecerla , está condicionada a la disponibilidad de las personas, lógicamente limitada por sus obligaciones laborales o familiares.
O frustras ese intento, por una errónea decisión involuntaria, como me ha sucedido recientemente, con gente muy querida.
Hay un nuevo elemento que me provoca reflexión, concerniente a este blog.
Con 177 publicaciones desde su creación y más de 79.000 entradas acumuladas, cuando creo una nueva, la comparto  en Facebook, donde aparentemente tengo 99 amigos. Asimismo  en Twitter, para generar su difusión y tráfico.
Curiosamente, en Facebook, donde se supone que son contactos próximos,  los likes son mínimos y puramente simbólicos.
El resto, procede de redes externas. 
Es posible que todo ello sea consecuencia de la famosa frase de San  Ignacio de Loyola, cuando dijo :
“ En tiempos de desolación, no hacer mudanza”.
Si, tal como escribió y popularizó Bob Dylan, “Los tiempos están cambiando”, algo debo estar haciendo mal y habrá que ajustar la brújula.
Lo importante es no perder el Norte. 
Sobre todo, cuando eres gallego.