jueves, 7 de octubre de 2021

ESCRIBIR



El duro oficio de escribir .
Es un comentario bastante habitual entre aquellas personas que, en su momento , tomaron la decisión de dedicarse plenamente a ello, bien en el campo de la literatura, el periodismo o la poesía.
Naturalmente, el comentario describe la dificultad no tanto creativa, que evidentemente existe y define la mayor o menor calidad de la escritura, sino el poder convertir esa vocación en un medio de vida, sino millonaria , tal como han alcanzado autores como Perez Reverte, Javier Sierra o Ruiz Zafon , que  al menos permita a dicha persona llevar una vida digna.
Existen múltiples ejemplos de autores reconocidos que, condicionados por la supervivencia económica, consiguieron abrirse camino después de su jubilación, como el  gran poeta y Premio Cervantes , Antonio Gamoneda.
La creación de este blog, surgió de forma casual en una charla entre amigos y obviamente sin ningún objetivo económico.
Y como un reto más o ,mejor dicho, como una prueba personal de contrastar con lectores anónimos, si mis reflexiones podrían provocar el interés de los mismos.
Dentro de ese inmenso océano que es el mundo digital y transcurrido el tiempo necesario, no me puedo quejar de los resultados, con un promedio, ultimamente,  de 4.000 entradas mensuales, para mi impensable en sus inicios.
Supongo , al menos en mi caso, que esa necesidad de expresarse viene derivada de un inmenso amor por la lectura que, a mis escasos 7 años, me hacía devorar con entusiasmo las obras de Dumas, gracias a la generosidad de un familiar que poseía una amplia biblioteca.
El poder realizarlo de forma independiente y sin condicionantes externos, hace que esta tarea sea mucho mas grata, sin plazos u objetivos comerciales.
La autoedición, sirviéndose de plataformas digitales como Amazon, ha permitido a muchos escritores liberarse de cualquier tipo de presión e incluso ser detectados por editoriales que, en determinados casos y ante el gran número de descargas realizadas, les han ofrecido contratos suficientemente atractivos como para profesionalizar dicha vocación.
Uno de los ejemplos más conocidos es el de Javier Castillo.
Tras enviar su primer obra , “ El día que se perdió la cordura”, a varias editoriales y ser rechazada, acabó auto publicando en Amazon,  a un precio de 3 euros.
Tras vender 40.000 ejemplares, recibió varias ofertas y finalmente se decantó por Penguin Random House.
Traducida a 10 idiomas , alcanzó unas ventas globales de más de 600.000 ejemplares y sus posteriores obras le han convertido en un referente dentro del género de intriga, con ventas acumuladas de 1.000.000 de ejemplares.
Disponer de esa mezcla de talento, olfato comercial y oportunidad, está al alcance de muy pocos.
Poder sustituir el , cada vez más, escaso contacto social en una sociedad totalmente digitalizada, donde el móvil se convierte en la mayor plataforma de relación interpersonal, a base de mensajes, videollamadas o tweets, con un soporte escrito, está al alcance de cualquiera.
Mi sugerencia....hazlo.
Y si por cualquier tipo de razones, perfectamente respetables, lo desestimas, no dejes de leer.
Un libro, bien elegido en función de tus gustos personales, sigue siendo uno de los mejores amigos.
Con un claro paralelismo con la búsqueda de pareja. 
Puedes escoger lo que te parezca y si te decepciona , sigues buscando, hasta encontrar lo deseado.
Y con amplios catálogos a tu disposición, de todo tipo de géneros.
Ojalá fuese tan fácil en el amor.
Porque , tomando como referencia el popular programa de televisión “Firts Dates”.....¡ que complicado está el panorama !
Pero nunca se debe renunciar a algo tan hermoso.
Aunque sea con un libro.....


 


 

martes, 21 de septiembre de 2021

CAMBIAR


Puede ser que seas una persona sumamente afortunada y no necesitas cambios en tu vida.
Si es así, enhorabuena.
O puede ser que los evites , dado que tu carácter es conformista y los cambios te asustan.
Algo perfectamente respetable, dado que cada uno es dueño de su vida.
Han transcurrido casi tres meses desde que tomé la decisión, en parte obligada, de cambiar no solo de domicilio sino de ruta.
Todavía ha  transcurrido muy poco tiempo , como para evaluarla.
Las primeras impresiones, a pesar de un arranque poco afortunado, son positivas.
Utilizando un ejemplo gráfico, es algo parecido a reanudar ese siempre necesario ejercicio físico, después de un período de pereza y carencia del mismo.
Como bien saben los que han pasado por ese proceso, al principio cuesta.
Solucionados los aspectos prácticos relativos a una mudanza, tu paisaje habitual cambia.
Y no solo en lo geográfico.
Es volver a generar un circulo social adecuado, encontrar elementos de interés en tu día a día, descubrir nuevos espacios y convivir en una comunidad, donde la lengua mayoritaria, como en la mayoría de los enclaves turísticos, es el ingles, a pesar de estar en mi amado Sur.
En contrapartida , un clima suave, naturaleza, tranquilidad y silencio, dado que me encuentro en una zona alejada del bullicio urbano, aunque a escasos kilómetros del mar.
El resto, no muy diferente de lo vivido anteriormente, aunque alejado de amigos y familia.
Y esto último, es el verdadero reto.
Siempre recuerdo una frase que, en su día, me hizo reflexionar:
“La soledad es un buen sitio para ir de visita, pero no para quedarse a vivir”
Como todo principio, discutible.
Siempre puede haber  personas que desearían disfrutar de la libertad que yo poseo, sin renunciar a lo positivo de la convivencia.
Y no me refiero , exclusivamente, a la de pareja.
La de poder tomar decisiones sin ataduras laborales, familiares o afectivas.
Quienes bien me conocen, me han escuchado decir innumerables veces que, se puede tener de todo en la vida, pero no todo al mismo tiempo.
En mi caso, así ha ocurrido en el transcurso de mi vida,  tanto en lo económico, como en lo afectivo.
Y por tanto, hay que saber gestionar todo ello ,  independientemente de las circunstancias puntuales.
Algo así como construir tu propio edificio, aunque no dispongas de todos los materiales que desearías.
Y es ahí donde puedes conocer si eres o no un buen arquitecto de tu vida.
Quizás, alguno de los que tienen la generosidad de seguir este blog, se encuentra ante esa disyuntiva.
Y lógicamente, le provoca dudas e inquietud.Su situación no le satisface, pero considera que le faltan fuerzas, no es el momento apropiado o es demasiado tarde para cambiar.
No soy quien para dar consejos y menos a personas que no conozco personalmente.
Pero, si eres aficionado a viajar, habrás sentido el placer de descubrir nuevos paisajes y experiencias, que, en tu vuelta a casa, te habrán dejado hermosos recuerdos.
Y las ganas de volver, tarde o temprano, a “navegar”.
Porque, finalmente, en eso consiste nuestra vida, incluso para aquellos que no les gusta cambiar.
Si voluntaria o involuntariamente, te encuentras en esa situación, disfrutalo y aprende de la experiencia.
Y como buen navegante, deja atrás tormentas o naufragios, mira al siempre impredecible horizonte y confía en encontrar el puerto adecuado.
Aunque el poeta griego, Kavafis, en su inmortal “Viaje a Itaca”, nos recuerda :
 “ Cuando emprendas tu viaje a Itaca, pide que el camino sea largo, lleno de aventuras, lleno de experiencias"
Porque, como siempre han sabido los grandes viajeros,  es más importante el trayecto , que llegar al destino escogido.
Para todos , que tengáis buen viento y buena mar en vuestro recorrido.






sábado, 21 de agosto de 2021

APRENDER A DESAPRENDER



Un antiguo refrán dice: "La letra, con sangre entra”.
Tal como dijo, posteriormente, la gran pedagoga María de Maeztu :
 “ Ese refrán es correcto..... pero con la del maestro, no con la del niño”.
Afortunadamente, dicho concepto ha evolucionado y desaparecido de los actuales sistemas de educación.
Sin embargo, la vida juega contigo y me viene a la memoria ese  recuerdo cuando , algo que parecía normal, como es un cambio de lugar de residencia, buscando nuevos paisajes y  porque no, nuevos horizontes , se ha complicado innecesariamente.
Los que hayan soportado una mudanza, ya conocen los eventuales problemas que, en determinados casos, conlleva.
Normalmente, todos procuramos planificarla, con el objetivo de minimizar eventuales problemas que puedan surgir de la misma.
En mi caso particular una situación , aparentemente solucionable, como la falta de capacidad del medio de transporte para realizar  la totalidad del traslado, que conllevaba buscar una solución alternativa  para completarla, se ha transformado en un bucle sin fin, cuyo resultado, al día de hoy todavía es incierto.
La confianza, posiblemente ingenua, depositada en una persona , desconocida para mí hasta ese momento, que me propuso realizar esa segunda parte, con un total incumplimiento posterior y obligándome a presentar una denuncia, ha hecho que una parte de mis enseres personales todavía no hayan llegado a mi nuevo destino e ignoro , al día de hoy, si ello se cumplirá.
Pero, no es mi intención emplear estas líneas para describir una situación que, lamentablemente, le ha podido suceder a otras personas con más frecuencia de lo que uno puede imaginar.
Como siempre, he procurado extraer de ello una enseñanza y porque no, una autocrítica para intentar saber en que medida, he contribuido a que dicha situación se produzca.
Y en un análisis lo más objetivo posible, he encontrado algunas respuestas.
Elementos de mi personalidad, en principio positivos , deben de ser modificados, sin que ello signifique un cambio radical de mi filosofía de vida.
La confianza excesiva en los demás, esperando recibir lo mismo que tu das, es algo a corregir , basado en el principio de más vale tarde que nunca.
Y ello es aplicable, no solo a este caso, sino a otros muchos aspectos de mi vida.
A pesar de que , entre otras muchas aficiones, practico un amor incondicional por el cine,  debo de asumir que , “Que bello es vivir” sigue siendo una maravillosa e idealista película de Frank Capra, pero solo eso.
 No se deben confundir imágenes con realidades.
Ese mundo útopico, que ronda constantemente por mi cabeza, no existe.
Y ello me ha hecho y me sigue haciendo, cometer errores que podían haber sido evitados.
Generosidad, entrega, confianza, afectos, idealismo y otros conceptos similares, sumamente positivos, no deben desaparecer de mi día a día.
Pero si ser selectivo en su aplicación y por consiguiente en mi toma de decisiones.
Es necesario combinar personalidad y experiencia, con objetividad y un mayor control ante las mismas.
Porque las decepciones ante determinadas situaciones, no deben ser solo atribuidas a los demás.
Precisamente, la mejor forma de evitarlas es no auto generar unas expectativas que, en la mayoría de los casos no se van a cumplir.
Error que asumo he cometido infinidad de veces y  que confío en poder corregir en ese siempre ambiguo futuro.
Aunque, a veces, lamentablemente...... la letra con sangre entra.








viernes, 2 de julio de 2021

¡ GRACIAS !

Soy perfectamente consciente de que un blog, en este caso el mío ,puede ser una gota de agua en el inmenso océano digital.
Nunca estuvo en mi cabeza alcanzar cifras competitivas o utilizarlo como instrumento de monetización.
Por lo tanto, desde su creación, rechace la inclusión de banners.
Deseaba utilizarlo como plataforma para expresar mi personal opinión sobre temas de todo tipo , como ciudadano  y profesional con amplia experiencia en diferentes sectores, tanto comercial como marketing, publicidad y en mi último período,  audiovisual.
Siempre con  la confianza de que, a mi anónimo lector, le pudiese servir como punto de reflexión sobre sus propias vivencias. 
Transcurrido ese tiempo, las últimas cifras  que me facilita Blogger, reflejan más de 60.000 entradas acumuladas, con un promedio mensual, en el último período ,de más de 4.000.
Algo he debido hacer bien, si he conseguido captar vuestra atención, de la forma más libre y transparente que he podido conseguir.
Por lo tanto, gracias infinitas a todos aquell@s que tenéis la generosidad de apoyarlo.
Salud, larga vida y un feliz verano. 
Abrazos virtuales....desde el alma.

 




martes, 8 de junio de 2021

RECONSTRUIR


Durante un largo período  ,  tras un cambio importante  , más en lo personal que en lo profesional, que conllevó el traslado a una nueva vivienda,  inicie un punto y aparte  todavía cargado de una simbólica mochila, donde se encerraban vivencias positivas, negativas, éxitos y fracasos , para iniciar un nuevo camino.
El comienzo no fue fácil
Ese empezar de cero, en un lugar donde todo tu entorno social es, lógicamente , desconocido y una sensación de aislamiento y soledad fue rápidamente superado gracias a una serie de personas que, transcurrido el tiempo, pasaron a ser amigas ,  gracias a las cuales se transformó  y mejoró mi paisaje.
Una serie de circunstancias , por otro lado normales, provocan el inicio de una nueva etapa ,  un cambio de residencia y mi ausencia de Madrid.
Con las dudas habituales sobre donde reubicarte, búsqueda de nuevo hogar, perfil del mismo y como no , las limitaciones habituales presupuestarias  de cualquier persona.
Gestionarlo no ha sido fácil, posiblemente no tanto por razones prácticas o de mercado, más bien por no tener muy claro cual debía ser mi hoja de ruta.
 Nunca es mi intención, para quien tiene la generosidad de seguir este blog, el cual acumula al día de hoy ,  gracias a vosotros  , mas de 57.000 entradas,  de limitarme a describir mis vivencias , más bien intentar aportar reflexiones, basándome en las mismas
Y creo haber encontrado la clave de mi decisión final.
Hay muchas formas de construir tu vida, en base a tus personales circunstancias.
Mejorar tus carencias, apoyándote en quien, cariñosamente,  te presta esa ayuda, pero cuya situación familiar, laboral y personal es  totalmente diferente o diseñar tu propio edificio.
Siempre cuento, jocosamente, una anécdota sucedida en un viaje a Lanzarote.
Una de las rutinas turísticas es visitar la zona volcánica de Timanfaya y el ofrecimiento de realizar una ruta en camello,  aunque realmente son dromedarios , dado que poseen una sola joroba.
Por curiosidad y dado que ya lo había hecho en Egipto, me apunte.
 Con un solo problema. 
Como es lógico, montas en pareja, para equilibrar el peso  sobre el animal.
Pero yo era el único que iba solo. Afortunadamente, una incorporación de última hora, de otro turista, me permitió realizar la ruta. 
Todavía recuerdo con una sonrisa,  la frase reiterada del guía:
“ ¿ Donde ponemos a Charly”. Que es el disminutivo habitual, que utilizo, dado que José Carlos es menos “retenible”.
Y sigo estando ....no emparejable.
No es solo una divertida anécdota.
Lo cito, porque creo  que es el momento de reconstruir mi edificio y complementarlo de forma diferente a lo realizado anteriormente.
Quizás puede ayudar  a todos aquellos que, estando en plena deriva, solos o acompañados, les haga  recordar que siempre hay un día y una hora  para modificar su ruta.
El Diccionario de la RAE, define reconstruir, como:
“Unir, allegar, evocar recuerdos o ideas para completar el conocimiento de un hecho o el concepto de algo”.
Y si, por casualidad, eres aficionado al senderismo sabrás , mejor que yo , que uno de los mayores riesgos de tropiezo es mirar hacia atrás. 
Ya lo dijo , el gran poeta Antonio Machado:
” Todo pasa y todo queda, pero lo nuestro es pasar, pasar haciendo caminos, caminos sobre la mar"
Eso si, con el dulce sabor de boca, de que yo me marcho, pero mis amigos siempre estarán conmigo.
Para ellos y quienes me leen..... gracias, salud y larga vida.




martes, 27 de abril de 2021

IMPACTO

 


Y de repente, te llega una terrible noticia.
El fallecimiento del hijo de un querido amigo, fulminante y a temprana edad y en este caso, sin ninguna relación con el fatidico virus.
Como padre, no hay nada más terrible que sobrevivir a un hijo o hija.
Me ha costado y me sigue costando asumirlo , me rebela y me recuerda la terrible ruleta que es la vida, donde en un solo minuto, todo puede cambiar.
Si ello me ocurre a mi, en ningún caso es comparable con el sufrimiento de los verdaderos protagonistas, sus padres.
Y me provoca un cierto sentimiento de culpabilidad, cada vez que me informo , diariamente, sobre el desarrollo de la cruel pandemia.
Nos facilitan datos estadísticos  en los cuales, inevitablemente , se incluye el número de fallecidos.
Y tengo la frustrante sensación de que, al contrario del inicio de la misma, se asumen como algo inevitable y casi rutinario.
Y basta un caso, un solo caso como el ocurrido, para recordarme el dolor, el inmenso dolor y la repercusión que cada muerte provoca en el entorno de familia y amigos.
Es tal la rapidez con la que discurre la vida que, por decirlo de forma simple, la muerte deja de ser noticia.
Da la sensación de que, buscando la deseada inmunidad sanitaria , legítimamente por otra parte, hemos asumido las cifras como algo inevitable.
Extrapolándolo, lo que ocurre a nuestro alrededor, en países tan lejanos como la India y sus terribles imágenes, nos impacta puntualmente, pero nuestro instinto de supervivencia nos distancia de esa realidad, como si sucediese en otro planeta.
No quiero enviar un mensaje equivocado.
Soy de la opinión de que somos un país solidario y sensible a los acontecimientos.
Y lo hemos demostrado ampliamente en numerosas ocasiones.
En este caso, que mejor ejemplo que el comportamiento del personal sanitario, volcado al límite de sus posibilidades para paliar los efectos de la maldita pandemia.
Pero se va provocando un cierto distanciamiento, ante algo que se considera inevitable.
Por ello, ante la confusión y el debate generado por las diferentes vacunas y sus posibles efectos colaterales, quiero hacer una reflexión.
Asumiendo las dudas y preguntas que gran parte de la población nos hacemos....vacunate. No solo por ti y tu protección.
Al hacerlo, eliminas probabilidades, no solo de contagiarte, sino de poder contagiar al resto.
Y por tanto, ayudas a disminuir la trágica estadística de fallecidos.
Ha causado gran revuelo mediático , la reciente entrevista con Miguel Bose, expresando sus discrepancias y negacionismo sobre la pandemia.
Y uno de los aspectos que más se critican es la influencia que puede ejercer su opinión sobre quienes le escuchan, dada su popularidad.
Punto sobre el cual discrepo. 
El problema no es solo de quien emite el mensaje, sino del que lo recibe.
Y eso vale para casi todo. Una sociedad culta, debe estar preparada ante este tipo de actitudes , desarrollando y practicando su propia opinión, su libertad de pensamiento.
Hitler no hubiese existido, sino hubiese conseguido un respaldo y un apoyo social mayoritario, que  asumió su discurso.
Porque existe un virus todavía más poderoso que el que estamos sufriendo actualmente.
El de la ignorancia.
Parafraseando a Descartes : “ Pienso, luego existo”.








martes, 23 de febrero de 2021

VOLAR





El volar es para los pájaros.
 Literalmente, es así. 
Aunque los humanos también lo podemos hacer.
Naturalmente, no me refiero al simple hecho de tomar un avión.
Hay muchas formas de volar.
Con la imaginación, escribiendo unas líneas o mientras escuchas música en tu hogar.
Y a veces esa bella palabra , hogar, puede tener un concepto de transitoriedad.
En esta ocasión a mi me toca volar.
Una serie de circunstancias, provocan la necesidad de cerrar una etapa de mi vida, que conlleva un cambio, un desplazamiento e iniciar un nuevo camino.
Como es lógico, con dudas e interrogantes.
Y ese deseo, innato en cualquier persona, de creer firmemente que estás tomando la decisión adecuada.
Ya se que detrás de ello dejare personas, recuerdos, risas, confidencias , buenos momentos, amigos....y familia.
Tu parte afectiva se resiente. Aunque tu cabeza y tu forma de enfocar la vida, te hace creer que las cosas siempre suceden  por algo.
Unos lo llamarán destino, otros casualidad y algunos “causalidad".
Abandonar zonas de confort, termino últimamente muy utilizado , conlleva cambios impredecibles.
Pero, en eso consiste la vida.
Todos hemos pasado situaciones similares.
Un cambio de trabajo, voluntario u obligado, convivir en pareja, tener hijos, una separación o reiniciar tu vida con una nueva persona.
Y esa alteración de lo cotidiano, te altera, te modifica.
Ingenuamente, te preocupa ese algo intangible que llamamos futuro.
Término que es inexistente.
Podemos recordar el pasado y vivir el presente. Asegurar el futuro es imposible.
Existe una delgada línea, que solo viene a nuestra mente ante un hecho inopinado.
Por ejemplo , ante una catástrofe o una pandemia como la vivida actualmente, que nos hace recordar nuestra fragilidad como personas.
En minutos, todo puede cambiar y nada se puede hacer ante ello.
Y en ese continuo aprendizaje, tienes que aceptar lo no planificado.
El tiempo, el inexorable tiempo, será el único juez que podrá confirmar o desmentir tus expectativas.
Las aerolíneas ofrecen cursos gratuitos para combatir la aerofobia. Psicólogos especializados imparten técnicas para eliminar el temor, la ansiedad y el pánico que muchas personas sufren ante el hecho de tener que viajar en avión.
Afortunadamente, nunca he pasado por ese proceso.
Todo lo contrario.Una de mis pasiones es viajar.
Y así lo quiero denominar. Continuar con ese apasionante viaje que es la vida y dejarme sorprender por ella.
Honestamente, tampoco es una situación irreversible.
Si, transcurrido el tiempo necesario, el resultado no es el adecuado, depende de mi cambiar el rumbo.
Porque, aunque nunca he pasado por esa experiencia, debe ser muy bello poder pilotar un avión. En este caso, tu propio avión.
El ya fallecido Steve Jobs, dijo en una ocasión:
“Cada día me miro en el espejo y me pregunto : Si hoy fuese el último día de mi vida....querría hacer lo que voy a hacer hoy?. Si la respuesta es no, durante demasiados días seguidos....se que necesito cambiar algo"
Volemos.